PEÑARROYA C.F. 3  VILLA DEL RÍO C.F.  1  

Para compartir:

Crónica partido 17ª jornada liguera de la Primera Andaluza de Córdoba. Temporada 2021/2022.

Los villarrenses acabaron indignados con varias decisiones arbitrales.

El Peñarroya C.F. logra cortar la racha del Villa del Río C.F.

Peñarroya- José Antonio, Pedro Gallego, Toni, Antonio Carlos, Alberto Gallego, Chico, Robert, Hidalgo, Alberto Bejarano, Alfonso y Paquito. También jugaron: Ernesto, Alex Gil, Salinas, Willy, Josema y Javi Bejarano.

Villa del Río- Juanlu, Darío, Tena, Madueño, Valera, Cris, Medina, Paco, Hugo, Carmona y Luís Elena. También jugaron: Manuel, Dani Frías, Quero y Mario Rodríguez.

Árbitro- Rafael David Muñoz Cámara. Estuvo auxiliado en las bandas por Castel Bernal y Escudero Jiménez. Amonestó a los locales Antonio Carlos, Pedro Gallego y Josema y a los visitantes Darío y Madueño. Expulsó con tarjeta roja directa al local Antonio Carlos (min. 31).

Goles-  1-0 (min. 7) Antonio Carlos de penalti  2-0 (min. 38) Robert  2-1 (min. 47) Medina  3-1 (min. 91) Alex Gil.

Incidencias- Unos doscientos espectadores, se dieron cita en los graderíos del Estadio Municipal Casasblancas de Peñarroya-Pueblonuevo, entre ellos una veintena de aficionados llegados desde Villa del Río

Comentario- Francisco J. García.

Siete jornadas después el Villa del Río C.F. volvió a saborear el amargor de la derrota en un partido en el que el Peñarroya C.F, pese a jugar en inferioridad numérica durante una hora de partido, tras la expulsión de Antonio Carlos, se mostró más ambicioso, más efectivo, más consistente y más dinámico que su rival.

No es menos cierto, que esta cita estuvo marcada por diversos factores que condicionaron el desarrollo del mismo. Y es las ausencias lastraban la formación inicial de los visitantes. Juampe, Soto, Fran Soriano, Rafa Llamas y Durán dejaban muy mermadas todas las líneas del equipo y obligaron a su técnico Miguel Ángel Morales a convocar hasta cinco jugadores en edad juvenil, lo que provocó un notable cambio de caras y de sistema táctico, que acusó el equipo.

Por otro lado las mayores urgencias clasificatorias de los del Alto Guadiato se tradujeron en un mayor plus de intensidad.

Pero el partido arranca de manera convulsa y comienza a desequilibrarse con dos decisiones arbitrales muy protestadas por los villarrenses, con incidencia directa en el marcador y que lógicamente condicionaron el desarrollo del resto del choque. Corría el minuto tres de juego, cuando un saque de esquina botado por Cris, se envenena y termina con el balón traspasando claramente la línea de gol, antes de que un defensor lo despeje desde dentro de la portería. El gol no fue validado ni por el colegiado, ni por su asistente Escudero Jiménez que gozaba de una mayor perspectiva de visión. Las protestas visitantes quedaron en agua de borrajas ante el monumental asombro de los jugadores locales, encantados por el regalo.

Dos minutos después en el área local, un disparo de Paquito acaba con el balón impactando en el abdomen de Darío y  Muñoz Cámara señala el punto de penalti, al entender que tras ese impacto el balón golpea en su brazo. Otra decisión más que controvertida ya que si el esférico llega a golpear en la extremidad del defensor, éste se encontraba dispuesto en una posición absolutamente natural. Las protestas solo sirven para que Darío y Madueño reciban una amonestación inmediata. Antonio Carlos no perdona desde los once metros y pone a su equipo por delante.

Así que el partido toma un cierto rumbo, tras dos decisiones arbitrales que causaron la lógica indignación en la expedición villarrense. El equipo trata de resurgir, sumido en impotencia e indignación, pero no se encuentra a sí mismo. Las ausencias, el novedoso sistema de juego y la fortaleza de su oponente les impiden dar su imagen habitual y aunque tratan de crear juego y entrar por banda, el Peñarroya con un 3-5-2 sobre el campo, se muestra firme y seguro.

Sobrepasada la media hora de juego, llegaría otra jugada que pudo resultar decisiva. Antonio Carlos derriba a Luís Elena en medio campo y el colegiado señala la infracción y le muestra la tarjeta amarilla. Una protesta o un comentario indebido hacen que de manera fulminante Muñoz Cámara se eche la mano al bolsillo y le muestre la tarjeta roja. Inflexibilidad, máxima rigurosidad o incluso, como se comentaba en la grada, una posible compensación. Lo que si estaba claro, es que con una hora de partido, el cuadro local se quedaba con diez jugadores sobre el campo.

Esto obliga a José Antonio Saucedo a ejecutar un cierto repliegue táctico de los suyos, pero sin olvidarse de salir a la contra buscando la velocidad de Alfonso y Robert por ambas bandas y la pegada de Chico. Los villarrenses siguen espesos sin creatividad, con un juego muy previsible y faltos de dinamismo. Su técnico Miguel Ángel Morales desmorona su planteamiento inicial y con la entrada del debutante Manuel, sustituto del lesionado Luís Elena, opta por su tradicional sistema de juego.

Pero los del Alto Guadiato siguen mostrando una mayor firmeza y tras una anticipación defensiva en medio campo, Pedro Gallego coge un balón por la banda derecha y tras irse de dos defensores, pone un balón a la banda opuesta, donde Alfonso cede en la frontal a la llegada de Robert, que pone el balón lejos del alcance de Juanlu.

En inferioridad numérica, el cuadro rojillo encarrilaba el partido ante un voluntarioso Villa del Río que siguió intentándolo, pero víctima de sus imprecisiones y la falta de puntería mermaban sus acciones ofensivas.

Tras el descanso el renqueante Dani Frías comparece en las filas villarrenses en la búsqueda de una mayor mordiente ofensiva. Un buen pase de Hugo sobre la entrada de Medina por su banda, acaba con una perfecta vaselina sobre la salida de José Antonio. El marcador se ajusta y el partido toma una nueva dirección.

El Villa del Río controla el juego en este segundo acto, ante un Peñarroya ordenado y trabajador en defensa, que apenas deja resquicios por donde entrar. La insistencia foránea es tan clara como estéril ya que las ocasiones eran escasas y culminadas sin puntería. Además los peñarriblenses no se olvidaban de la portería de Juanlu y varias escapadas del exvillarrense Alfonso, pudieron ser letales si no fuera por su pésima definición.

A ocho minutos del final, llegaría otra acción para la polémica tras serle anulado un gol a David Carmona, por un fuera de juego de centímetros. Al Villa del Río no le quedaba otra que apelar a la épica y con Madueño situado como delantero centro, buscan la acción directa o indirecta que pudiera ocasionar el gol del empate.

El lógico riesgo táctico dejaba la retaguardia muy desguarnecida. Y ya con el cronómetro adentrado en el tiempo de descuento, una escapada de Alex Gil supone el tercer gol local, tras ganarle la posición a Manuel y superar a Juanlu con un remate tan colocado como efectivo.

En resumen justo triunfo de un Peñarroya C.F. mucho mejor en casi todas las facetas de juego, pese a jugar en inferioridad numérica durante dos tercios del choque. Mientras que el Villa del Río no mostró la imagen habitual de las últimas semanas. Las ausencias y un lógico desgaste mental por muy discutida actuación arbitral, terminaron por pasarle factura.

El próximo fin de semana, el Peñarroya C.F. debe viajar hasta Pozoblanco para enfrentarse en el Eleuterio Olmo Bermejo a  la Peña de Los Leones del Ath. de Bilbao. Por su parte el Villa del Río, volverá al Polideportivo Municipal (Domingo, 17 horas), donde le espera otro hueso duro de roer, con la visita del C.D. Montalbeño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
1
¡Escríbenos para darte de alta en nuestra lista de difusión!